cover photo

Poetas en español

poetas@gerzilla.de

La importancia de 10 versos: "Poesia y política", de Martín Prieto

Poetas en español
  
Es raro, muy raro, encontrar en la Internet española un ensayo tan bonito y sugerente, un comentario de un poema breve tan bien escrito como este de Vicente Monroy sobre el poema de Martín Prieto, en una ida y vuelta continua, morosa, medida, del verso al mundo, de este al pensamiento y regreso final al poema...

Sobre la formación poética de la generación millennial (a partir de Daney)

Image/photo

Todavía recuerdo la impresión que me causó en 2008, con sólo dieciocho años, la primera lectura del monumental poema del argentino Martín Prieto, Poesía y política. Aunque era apenas un texto de diez versos, se atrevía a activar, con una inesperada referencialidad, pero sobre todo con una bárbara abstracción formal, toda una maquinaria política y estética que iba a imprimirse para siempre en el rumbo de mis ideas:


POESÍA Y POLÍTICA

Una mujer desprovista
de la gracia que ofrece el pasado
y un hombre de la que potencia el dolor:
una pareja transparente
tomando sol en una playa municipal
cuando unos remeros pasan en canoa
y perturban el horizonte adornado
por una isla verde. (La política
que pareciera estar fuera del cuadro
es la misma que lo sostiene).

A lo largo de los años siguientes, ese breve poema de Martín Prieto se convertiría en mi particular dogma portátil, y su definición de la poesía en relación con la política marcaría el desarrollo de muchos de mis progresos literarios. Sólo unas pocas, poquísimas lecturas, ejercerían sobre mi imaginación un efecto parecido. Siempre que me sintiera fuera de lugar, que hubiera perdido el rumbo, que necesitara una base sobre la que apoyar mis ideas, volvería a él como a un comienzo. A esos versos, que me repetía como una promesa: la política / que pareciera estar fuera del cuadro / es la misma que lo sostiene.

Seco e impecable, Prieto desplegaba un cuadro fascinante. Afirmando el carácter fantasmal de la política, negaba la posibilidad de referirla explícitamente, en el nivel discursivo del poema. Debía permanecer latente, raro hechizo, quizás convertida en estructura y ritmo, en expresión, inmersa y disuelta en la mujer, en el lago, en el hombre, en la playa, en la canoa, en ese ambiente veraniego, dominguero y calmado, plomizo, del poema. En la pura experiencia. La experiencia, mito benjaminiano dado por muerto, se reconducía en el verso, que podía desprenderse de la lógica.

En el lado opuesto, el de la infamia, guardé durante todos aquellos años con esmero en mi memoria otro poema, impuesto en mi adolescencia por los abyectos programas educativos: La poesía es un arma cargada de futuro, de Gabriel Celaya, que se convirtió en el reverso del de Prieto, en todo lo que odiaba. Puede que incluso lo caligrafiara en mis libretas, sólo para recordarme a mí mismo lo que nunca se debe escribir. Y de ese mismo poema, sobre todo un verso: Maldigo la poesía concebida como un lujo. Qué estupidez: ¿qué otra cosa iba a ser la poesía, sino un lujo? De regreso a Prieto: sólo el lujo, a lo largo de la historia de la técnica, había sabido abordar la construcción de paisajes (jardines, trampantojos, adornos, decorados, vestidos, grottos, cúpulas, órdenes, naturalezas muertas). Y sólo el paisaje era capaz de expresar una política. La anulación del paisaje, de lo exuberante, significaba una ruptura del íntimo enlace poesía-política, y su sustitución por una literalidad casi pornográfica.

(...)
Poemas de Constantino Molina

Poetas en español
  
Compartimos hoy, de nuevo, con "La nube habitada", de FronteraD, una pequeña selección de poemas de un contemporáneo. En este caso, del estimable Constantino Molina.

Constantino Molina (Pozo-Lorente, 1985).abandonó  los estudios de Licenciatura en Humanidades en el año 2006 y desde entonces ha ocupado muy distintos puestos de empleo que nada tienen que ver con la labor literaria (pintor, ferrallista, jardinero, auxiliar de topografía y un largo etcétera).

Su primer poemario, Las ramas del azar (Ediciones Rialp), fue galardonado con el Premio Adonáis 2014 y el Premio Nacional de Poesía Joven 2016. Su segundo poemarío, Silbando un eco extraño (Editorial Hiperión), mereció el Premio Alnfons el Magnànim 2016. Desde 2015 es colaborador del diario ABC Castilla-La Mancha. Actualmente reside en Madrid en situación de desempleo.


La nube habitada. Poemas, de Constantino Molina | FronteraD

Image/photo

EXTRAÑA VOCACIÓN

                Cueva de Catalina de Cardona, Casas de Benítez


En esta oscura cueva
inició una mujer en soledad
su vida de ermitaña.

Aquí vivió, durante varios años
persiguiendo los dones más divinos
y la iluminación espiritual.
Años entre cilicios y pesares,
entre sangre y cadenas.
Vestida con andrajos miserables
y, como un animal, alimentándose
de hierbas y raíces.

Los libros, dicen de ella
que prefirió la vida de eremita
despreciando un palacio,
que sus flagelaciones y tormentos
fueron tantos que a muchos espantó.
Y que la acompañaban visiones
tan terribles como hermosas.

Me pregunto, incapaz de comprender,
qué laberintos trazan
el alma y el espíritu
para engañarse tanto.
Qué tormentos no habrán padecido antes
para buscar refugio en el sufrir.

Qué extraña vocación,
la vocación absurda del dolor.

                (Las ramas del azar. Rialp, 2015)

TAMBIÉN ACANTILADOS

No siempre acaba el mar
en apacibles playas arenosas.
También acantilados
delimitan las líneas de la costa.

No siempre
el que contempla el mar
obedece al sereno pensamiento
de la docilidad y de la mansedumbre.

Ya que también el vértigo
entiende de placeres y armonías.

                (Silbando un eco extraño. Hiperión, 2016)

AUTORRETRATO A CONTRALUZ

Colmo de sugestión
se alzan iluminados
los locos que sonríen.

Un arriba tan alto
que yo perdí su vuelo
para quedarme aquí:
abajo con lo mío.

Siempre con una fe desatendida.

En algo estoy dichoso.
En algo sé que bebo
que no tiene delirio y es grandeza.

En algo estoy metido,
en algo que no vuela ni ilumina.

                (Inédito)


VELINTONIA, 3 – VÍZNAR S/N

Busquemos un hogar para los versos.

Que en su fachada aniden las metáforas
y que brille un cartel donde se lea:
Casa de la Poesía.

Busquemos. ¿Pero dónde?

Quizás entre las calles más humanas
de una ciudad sin miedo.

Quizás entre los restos de otras épocas,
de la mano de estudios arqueológicos,
o sobre los cimientos
de un pueblo todavía no nacido.

Quizás entre la herencia de algún Nobel
o bajo los escombros de una guerra.

Busquemos ese hogar.

Llamemos a las puertas,
cavemos en el barro de las fosas
y que esta pobre perra apaleada,
que durante los siglos ha lamido
la mano tentativa del decoro,
por fin tenga un lugar donde morir
tranquila y en silencio.

              (Silbando un eco extraño. Hiperión 2016)

#poesía #literatura #Constantino Molina
La poesía de Joan Salvat Papasseit

Poetas en español
  last edited: Fri, 03 Nov 2017 08:39:48 +0100  
Aprovechando que se habla tanto estos días de Cataluña -pero tan poco de su riquísima historia literaria- traemos hoy a este canal una mínima selección de poemas de Joan Salvat Papasseit, un gran poeta en esa lengua hermana, recordado, quiza, entre nosotros, por las versiones musicales que hicieron de algunos de sus textos cantantes de la Nova Cançó. Hombre de salud quebradiza e ideas cambiantes (dice el Wikipedista, a este respecto: "Joan Salvat era una persona de opiniones marcadas, si bien cambiantes y hasta contradictorias.Durante un tiempo, militó en las filas del socialismo, pero su naturaleza individualista y el rechazo sistemático a los programas políticos lo llevarían a posiciones anarquistas. De todas maneras, Joan Salvat nunca tuvo ni defendió una línea política unívoca, y osciló entre el cristianismo, el socialismo, el anarquismo y el catalanismo separatista"), creó una obra muy personal, a caballo entre el vanguardismo futurista y la poesía de la experiencia. Poeta también del amor y el erotismo, es recordado, sobre todo, por sus aforismos. En primer lugar, reproduzco sus poemas en catalán, que tomo de la página Res no és mesquí.

Image/photo

L'enamorat Li Deia

Penyora d'amor, penyora -
si tu em besaves, amor,
jo et donaria una rosa.
.
No fóra mesquí de res,
penyora d'amor, penyora;
- o bé et tornaria el bes
o et daria una taronja,
una ametlla
------------ o bé l'esqueix
d'una clavellina nova.
.
No fóra mesquí de res,
penyora d'amor penyora;
- o la flor del cirerer
o el llessamí
------------ o bé la lluerna
que hagués pogut descobrir
la nostra abraçada estreta.
.
No fóra mesquí de res,
penyora d'amor, penyora:
que jo em donaria teu
i tu et donaries tota.
.
Si tu em besaves, amor
jo et donaria una rosa.


SI LA DESPULLAVA

Si la despullava
oh la meva amor!
un botó que queia
ja em donava goig
- ara la bruseta
i el cinyell tot pret,
mel rosada i fresca
la sina després:
.
al mig de la toia
clavellets vermells.


I El Seu Esguard

I el seu esguard damunt del meu esguard
soc presoner
------------ que la vull presonera:
aquest matí que una flor m'ha posat
li deia així
---------- baix baixet
--------------------- a l'orella:

sota els teus ulls, és un bes el que em plau:

Epitalami D'unes Noces De Maig

Amic, quin trot galant
si aquesta nit avances la nit de Sant Joan -
la nit de Sant Joan que és nit de meravella,
i és damunt cada bes que neixen les estrelles.
.
Digue-li al teu amor l'enveja que li hauran altres donzelles
i eixuga-li aquell crit-------mica de plor,
que és en la noia verge quan el seu cos floreix una rosella.
.
I para compte al goig del seu desmai.
.
Que Cupidell us furti
i no pugueu vestir-vos si feu curta l'empresa.

.
Encara El Port

Els gallarets en el vent de les veles.
Oh, l'avió qui les compta i les plega,
----------------------------------- en fer-se fosc;
si el seu vol s'ha menjat l'alé dels gallarets
- ahir els cobricels de les estrelles
--------------------------------- glaces
avui lasses que són
de la gràcia mofeta del llum groc i el llum verd -
senyoria del Port al capvespre vermell;
si la lluna no es veu;
si la barca no es queixa,
ran de l'angle més negre
i la cançó més blanca,
--------------------- italiana:
.
Qui somou la coberta i fa dolç l'acordió,
Oh, amo del barco blau? - un refrec de colors
-------------------------- dels darrers gallarets...


Tirania De L'amor

Tirania de l'amor
si et vull deixar, dius:no em deixis.
.
Si Tu em deixaves soc jo
qui soc gelós de que ho fessis.
.
Englantina del camí
fas goig perquè jo et llueixi:
.
tota l'il·lusió que tinc
la vols teva
------------quan te prengui.


Venedor D'amor

Venedor d'amor
porta joies fines:
la noia que vols
la noia que tries.
.
De tanta claror
que el mercat destria
per cada cançó
dónes una vida.
.
Quina vida dóns
quin' altra en voldries:
jo me l'he triada
moreneta i prima.
.
Moreneta i prima
que sembla un palmó -
si un altra la mira
li treu morenor.
.
Jo l'he demanada
que fos sols per mi.
L'he comprada esclava,
la vull fer lluir.
.
Venedor d'amor
porta joies fines:
la noia que vols
la noia que tries.

* * *

A partir de aquí, una selección de versiones en castellano de poemas de Papasseit (algunos están más arriba en su versión original en catalán, otros no) procedentes del blog Nada es mezquino. De estas traducciones, dice su autor: "Esta traducción al castellano de la poesia de Joan Salvat Papasseit hay que entenderla como un diccionario de equivalencias, sintácticamente ordenado, antes que como una recreación poètica, especialmente dificultosa en un poeta de las características de Joan Salvat-Papasseit. Para el lector que desconozca el catalán, esta traduccion puede ser una ayuda, nunca una substitución del original al que hay que recurrir en cualquier caso."

Domingo

Hoy vuelan tan altas
——————-las gaviotas del puerto
que tan sólo planean:
el mástil más joven y delgado
del “Maria Angeleta”
——————-bajo la bola de oro
escucha el tintineo transparente de sus alas quietas.
.
De cara al sol
————cien velas;
y la roja banderola que rumbea a su orilla.
.
El vaporcillo pasea los bellos sueños atlánticos
———junto a los muelles en calma.
.
El hombre de las Naranjas pasa con el carretón colmado.


Junio
.
Por San Juan, amiga, te reprocharía
el que no vinieras a la fiesta que tendremos.
Cada moza pedirá un novio,
la albahaca y la ruda querrán luz de estrellas.
Sentirás cómo se abren en claridad los farolillos.
Haremos fuegos artificiales, cual no se ven en los cielos,
para que caigan estrellas
————————y en globos de papel
suban de nuevo llevándose las plegarias
– y la tuya
————si te atrevieras
————————-que es un ruego que yo sé.
Tú, regarías los claveles. Yo, un beso te robaría.
.

Porque has venido
.
Porque has venido florecieron las lilas
y han dicho su alegria
———————envidiosa
——————————-a las rosas:
.
mirad a la muchacha que en brillo os gana,
bella y doncella, bruna de cara.
.
Tan joven es, que a su paso enamora
– quien no la ha visto, al verla se enamora.–
Porque has venido amo de nuevo:
diré tu nombre
—————que cantará la alondra.


Si yo fuera pescador
.
Si pescador yo fuese la aurora pescaría;
si fuese cazador, al sol atraparía;
y si ladrón de amor las puertas me abrirían,
y mejor si bandido
——————que solo llegaría:
.
– los guardianes del mundo mi sombra no verían,
si ladrón y bandido, mi vuelo no sabrían.
.
Si tuviese una nave las muchachas me llevaría,
si quisieran volver, sus corazones dejarían:
.
de ellos faros haría
——————-y muchos otros tomaría.
.
Tiranía del amor
.
Tiranía del amor
si quiero dejarte, dices: no me dejes.
.
Si Tú me dejaras, estaria yo
celoso de que lo hicieses.
.
Englantina del camino
te luces para que contigo me adorne:
.
toda la ilusión que tengo
para ti la quieres
—————cuando yo te tome.


#poesía #literatura #Joan Salvat Papasseit
Poetas en español
  
ManuelManuel wrote the following post Wed, 18 Oct 2017 07:25:27 +0200
"Manifiesto", de Nicanor Parra
Nicanor Parra Sandoval (San Fabián de Alico, 5 de septiembre de 1914) es un poeta chileno, considerado el creador de la antipoesía cuya obra ha tenido una profunda influencia en la literatura hispanoamericana.


"Manifiesto" de Nicanor Parra

Image/photo

MANIFIESTO

Señoras y señores
Esta es nuestra última palabra.
–Nuestra primera y última palabra–
Los poetas bajaron del Olimpo.
Para nuestros mayores
La poesía fue un objeto de lujo
Pero para nosotros
Es un artículo de primera necesidad:
No podemos vivir sin poesía.
A diferencia de nuestros mayores
–Y esto lo digo con todo respeto–
Nosotros sostenemos
Que el poeta no es un alquimista
El poeta es un hombre como todos
Un albañil que construye su muro:
Un constructor de puertas y ventanas.
Nosotros conversamos
En el lenguaje de todos los días
No creemos en signos cabalísticos.
Además una cosa:
El poeta está ahí
Para que el árbol no crezca torcido.
Este es nuestro mensaje.
Nosotros denunciamos al poeta demiurgo
Al poeta Barata
Al poeta Ratón de Biblioteca.
Todos estos señores
–Y esto lo digo con mucho respeto–
Deben ser procesados y juzgados
Por construir castillos en el aire
Por malgastar el espacio y el tiempo
Redactando sonetos a la luna
Por agrupar palabras al azar
A la última moda de París.
Para nosotros no:
El pensamiento no nace en la boca
Nace en el corazón del corazón.
Nosotros repudiamos
La poesía de gafas oscuras
La poesía de capa y espada
La poesía de sombrero alón.
Propiciamos en cambio
La poesía a ojo desnudo
La poesía a pecho descubierto
La poesía a cabeza desnuda.
No creemos en ninfas ni tritones.
La poesía tiene que ser esto:
Una muchacha rodeada de espigas
O no ser absolutamente nada.
Ahora bien, en el plano político
Ellos, nuestros abuelos inmediatos,
¡Nuestros buenos abuelos inmediatos!
Se refractaron y se dispersaron
Al pasar por el prisma de cristal.
Unos pocos se hicieron comunistas.
Yo no sé si lo fueron realmente.
Supongamos que fueron comunistas,
Lo que sé es otra cosa:
Que no fueron poetas populares,
Fueron unos reverendos poetas burgueses.
Hay que decir las cosas como son:
Sólo uno que otro
Supo llegar al corazón del pueblo.
Cada vez que pudieron
Se declararon de palabra y de hecho
Contra la poesía dirigida
Contra la poesía del presente
Contra la poesía proletaria.
Aceptemos que fueron comunistas
Pero la poesía fue un desastre
Surrealismo de segunda mano
Decadentismo de tercera mano
Tablas viejas devueltas por el mar.
Poesía adjetiva
Poesía nasal y gutural
Poesía arbitraria
Poesía copiada de los libros
Poesía basada
En la revolución de la palabra
En circunstancias de que debe fundarse
En la revolución de las ideas.
Poesía de círculo vicioso
Para media docena de elegidos:
«Libertad absoluta de expresión».
Hoy nos hacemos cruces preguntando
Para qué escribían esas cosas
¿Para asustar al pequeño burgués?
¡Tiempo perdido miserablemente!
El pequeño burgués no reacciona
Sino cuando se trata del estómago.
¡Qué lo van a asustar con poesías!
La situación es ésta:
Mientras ellos estaban
Por una poesía del crepúsculo
Por una poesía de la noche
Nosotros propugnamos
La poesía del amanecer.
Este es nuestro mensaje,
Los resplandores de la poesía
Deben llegar a todos por igual
La poesía alcanza para todos.
Nada más, compañeros
Nosotros condenamos
-Y esto sí que lo digo con respeto-
La poesía de pequeño dios
La poesía de vaca sagrada
La poesía de toro furioso.
Contra la poesía de las nubes
Nosotros oponemos
La poesía de la tierra firme
-Cabeza fría, corazón caliente
Somos tierrafirmistas decididos-
Contra la poesía de café
La poesía de la naturaleza
Contra la poesía de salón
La poesía de la plaza pública
La poesía de protesta social.
Los poetas bajaron del Olimpo.

Obra gruesa, 1969.
Alimentazione e quello che sta intorno
  last edited: Thu, 19 Oct 2017 18:41:19 +0200  
Grazie!
Devo ammettere che fino ad ieri non ne avevo mai sentito parlare di antipoesia.
Si, è una forma di poesia che ha la sua bellezza.

Ho scoperto di Nicanor Parra:

TEST

Qué es un antipoeta:
Un comerciante en urnas y atáudes?
Un sacerdote que no cree en nada?
Un general que duda de sí mismo?
Un vagabundo que se ríe de todo
Hasta de la vejez y de la muerte?
Un interlocutor de mal carácter?
Un bailarín al borde del abismo?
Un narciso que ama a todo el mundo?
Un bromista sangriento
Deliberadamente miserable?
Un poeta que duerme en una silla?
Un alquimista de los tiempos modernos?
Un revolucionario de bolsillo?
Un pequeño burgués?
Un charlatán?
                   un dios?
                            un inocente?
Un aldeano de Santiago de Chile?
Subraye la frase que considere correcta.

Qué es la antipoesía:
Un temporal en una taza de té?
Una mancha de nieve en una roca?
Un azafate lleno de excrementos humanos
Como lo cree el padre Salvatierra?
Un espejo que dice la verdad?
Un bofetón al rostro
Del Presidente de la Sociedad de Escritores?
(Dios lo tenga en su santo reino)
Una advertencia a los poetas jóvenes?
Un ataúd a chorro?
Un ataúd a fuerza centrífuga?
Un ataúd a gas de parafina?
Una capilla ardiente sin difunto?

Marque con una cruz
La definición que considere correcta.



(La camisa de fuerza, 1968)

fonte originale in spagnolo
poesia in traduzione italiana
Poetas en español
  
L' ingegno di Nicanor Parra e la sua capacità di sorprendere e provocare non ha limiti. Ma anche, forse, la mancanza di limiti si trasforma a volte in verbosità, e finisce per stancar al lettore...
El olvido nunca es absoluto (poemas de Rafael Argullol)

Poetas en español
  last edited: Sun, 15 Oct 2017 12:49:14 +0200  
Como en otras ocasiones, enlazamos este humilde rincón de la Internet española dedicado a los poetas con La nube habitada, la sección de poesía de Fronterad. Hoy, con una selección de Rafael Argullol poeta y filósofo español.

Biografía

Rafael Argullol (Barcelona, 1949) es narrador, poeta y ensayista. Actualmente catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de más de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), narrativa (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor, Pasión del dios que quiso ser hombre, Mi Gaudí espectral. Una narración') y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Poema (2017).


Fuente: Rafael Argullol - Wikipedia, la enciclopedia libre

Image/photo



Pablo Gallo, retrato polifónico de Rafael Argullol

Poema

3-II-2012

El olvido
nunca es absoluto.
Antes o después,
con un vigor que nos asombra y desconcierta,
aflora lo subterráneo,
resucita lo muerto,
e incluso aquello que el terror destruyó,
con la negra promesa
de que no quedaría piedra sobre piedra,
cede el paso a un joven tallo
que los años esculpirán como venerable higuera.
Lo olvidado,
lo que ni siquiera sabíamos que existía,
golpea nuestra desmemoriada conciencia
para obligarnos a nacer de nuevo
entre mundos renacidos.
El fuego arrasa,
las cenizas procrean.

19-II-2012

En nuestros mejores días
hay algo que se nos escapa
y que nunca se revela.
Es una ligereza especial,
como de inicio de borrachera,
como de vuelo sobre una playa
durante un sueño azulado.
Y no lo llamemos felicidad
ni plenitud ni nada.
La gracia no tiene nombre,
ni debe nombrarse.

4-IV-2012

La higuera que habita
junto a la iglesia de Pedrinyà
ya tiene sus primeros brotes:
minúsculos paraísos que coronan
las ramas secas del invierno.
Me gusta, cada año,
confirmar este estallido
tras la simulación de muerte,
y no me importa unir mi destino
a sus ritos de agonía.
Juego con ventaja: ningún árbol
es tan sabio como las higueras,
acostumbradas a sorber
los jugos antiguos de las ruinas,
y ninguna higuera
es tan leal conmigo como ésta.
Siempre me dice lo que quiero saber,
y en el momento justo.

16-XI-2012

Los pasos que no das
por miedo… al juicio de ojos ajenos
son los que dejan huellas
más visibles en tu camino.

11-I-2013

Desaparición de los nombres.
Desaparición de las palabras.
Desaparición de los pensamientos.
Desaparición de las sensaciones.
Desaparición de las existencias.
Desaparición de los mundos.
Desaparición de los orígenes.
Desaparición de la luz.
Desaparición de la oscuridad.
Aparece lo indecible, lo inexpresable,
aquello que ni siquiera los sueños han soñado:
la Gran Epifanía.

22-III-2013

Azul, azul,
siempre nos has turbado, azul.
A los otros colores
los hemos domesticado con atributos
nacidos de nuestra alma hambrienta,
y así, sin demasiados reparos,
hemos visto a los verdes como esperanza,
y a los rojos, una continuación
de nuestros inacabables fuegos.
Pero tú, azul, de continuo
has escapado a nuestras domas,
extrañamente ajeno,
huésped maravilloso de otra creación.
El mar es tuyo por el cielo,
pero nadie sabe qué pintor,
en medio del juego de tinieblas,
te convirtió en el señor del firmamento.
Y así, azul, te perseguimos con entusiasmo
como aquel iluso nocturno, Novalis,
para atraparte, al fin, encarnado en una flor.
Pero mientras la flor espera,
escondida en la profunda sima de las promesas,
vamos de iris en iris,
de esos a los que un demiurgo mordaz
ha dado tu tintura,
y a través de ellos caemos en ti,
en lo que no tiene límites,
en lo insondable.

5-IX-2013

Siento añoranza del blanco,
de la inmovilidad,
del silencio,
pero siempre vuelven a mí los colores,
el movimiento,
las palabras renacidas.
Siento añoranza del asceta
que se encierra en el refugio inmaculado:
libre de todos y de sí mismo.
Pero, siempre vuelve a mí el deseo,
el juego de los sentidos,
y, esclavo de la vida,
permanezco vivo.

8-XII-2013

Ninguna frontera es tan sutil
como la que separa al hombre del enigma:
el cobarde la rehúye,
el honesto la respeta,
el osado la atraviesa.

9-XII-2013

Avanzaba por una alameda,
al atardecer de un día frío como hoy,
no dormido, como podría suponerse,
sino despierto, con los ojos bien abiertos,
el cuello del abrigo levantado,
las manos en los bolsillos.
En un árbol estaban grabadas mis iniciales
y luego, más adelante, en otro, mi nombre entero.
He continuado andando,
Dirigido por certeras premoniciones.
He visto mi cara en el siguiente árbol,
y a continuación, en un álamo
que sobresalía en el conjunto,
mi cuerpo entero, desnudo,
con una desnudez algo difuminada,
como si atravesara el tronco,
camino de otra parte.
Entonces yo mismo me he sentido desnudo,
aunque rodeado por una nube cálida
que me aislaba de la gelidez invernal.
El paseo había terminado.
Y el mundo, también detenido,
era la  primera caricia de la madre
sobre la cabeza del recién nacido.

4-II-2014

Alguien me ha dicho que han descubierto
un nuevo cráter en Marte: es una cicatriz azul.
Este descubrimiento carecería de importancia
Si no fuera porque desde hace muchos años
tengo la convicción de que las cicatrices azules de Marte
son los lugares más hospitalarios del universo.
No os lo puedo probar, es cierto,
con la sola ayuda de argumentos racionales,
pero entrad un momento
—únicamente un momento—
en el territorio que mi fantasía concibió
con esa extraña generosidad que acompaña
a lo libre, a lo innecesario:
ante vosotros se abrirá un refugio de paz,
un mundo ajeno a las turbulencias
que agitan la creación y la destrucción.
Habréis contemplado, también vosotros,
la cicatriz azul de la armonía.
Y creeréis en ella, os lo aseguro.

12-II-2014

Tienes derecho a saber;
también tienes derecho a ignorar.
Pero si de lo que se trata es de vivir
la elección es clara:
¡apuesta por saber!

8-V-2014

¡No os engañéis, mercaderes,
el arte no tiene valor ni utilidad ni precio!
¡Nunca poseeréis el arte, nunca os pertenecerá!
Vosotros, mercaderes, anheláis apoderaros del presente,
pero en el arte no hay presente alguno.
Tampoco, no os engañéis, pasado…o futuro.
El arte es el espectro que interroga a la eternidad,
y eso, mercaderes, ni se compra ni se vende.

13-V-2014

Necesitamos la fe.
Pero no la fe religiosa,
ni la fe en el progreso,
que ha gozado de tanto prestigio en los últimos siglos,
ni tan siquiera la fe en la humanidad,…
a la que otorgamos el origen de cualquier bien.
Necesitamos una fe íntima.
Tan íntima que, en realidad,
no puede expresarse con creencias
y que apenas puede ser dicha con palabras.
Esa fe, la más necesaria,
no ha encontrado a su teólogo,
a su artista, a su cantor.
Y no podrá encontrarlo
porque se presenta cuando todo lo demás se desvanece.
Nos arrastra hacia el centro de nuestra existencia
con un ímpetu al que no nos resistimos,
mientras nos envuelve con un manto de seductora suavidad.
Necesitamos, más que nunca, la fe.
La fe de los sin fe.

15-VI-2014

He escrito mucho —demasiado—,
pero he escrito poco sobre las nubes.
Y me arrepiento.
Hubiese tenido que dedicar más horas
a contemplar, inactivo, las nubes.
Tal vez hubiese debido de escribir
únicamente sobre la belleza de las nubes.
Me habría cansado menos,

habría comprendido más.

4-XII-2014

A ti, Tolstói, te parecía duro
—y quizá también incomprensible y loco—
que "los hombres buscáramos
el bien en la belleza.
Es cierto que, en nuestra época,
la belleza tiene mala fama
en cuestiones de bondad.
Pero dime, ¿qué buscabas tú, viejo Tolstói,
cuando a los ochenta y dos años
escapaste de tu casa y de tu familla,
para ir a morir a la estación de Astápovo?
¿Buscabas el bien?, ¿buscabas la bondad?
Te conozco, viejo cascarrabias
—por algo te he leído a lo largo de tanto tiempo—
buscabas la belleza, la inconfesable belleza
que se resuelve en el fondo de nuestra alma.

Fuente: Editorial Acantilado.

#poesía #literatura #Rafael Argullol
Poetas en español
  
ManuelManuel wrote the following post Sun, 08 Oct 2017 08:59:52 +0200
Apología y petición (Gil de Biedma)
Apología y petición (Gil de Biedma)

Image/photo

 ¿Y qué decir de nuestra madre España,
este país de todos los demonios
en donde el mal gobierno, la pobreza
no son, sin más, pobreza y mal gobierno,
sino un estado místico del hombre,
la absolución final de nuestra historia?

De todas las historias de la Historia
la más triste sin duda es la de España
porque termina mal. Como si el hombre,
harto ya de luchar con sus demonios,
decidiese encargarles el gobierno
y la administración de su pobreza.

Nuestra famosa inmemorial pobreza
cuyo origen se pierde en las historias
que dicen que no es culpa del gobierno,
sino terrible maldición de España,
triste precio pagado a los demonios
con hambre y con trabajo de sus hombres.

A menudo he pensado en esos hombres,
a menudo he pensado en la pobreza
de este país de todos los demonios.
Y a menudo he pensado en otra historia
distinta y menos simple, en otra España
en donde sí que importa un mal gobierno.

Quiero creer que nuestro mal gobierno
es un vulgar negocio de los hombres
y no una metafísica, que España
puede y debe salir de la pobreza,
que es tiempo aún para cambiar su historia
antes que se la lleven los demonios.

Quiero creer que no hay tales demonios.
Son hombres los que pagan al gobierno,
los empresarios de la falsa historia.
Son ellos quienes han vendido al hombre,
los que le han vertido a la pobreza
y secuestrado la salud de España.

Pido que España expulse a esos demonios.
Que la pobreza suba hasta el gobierno.
Que sea el hombre el dueño de su historia.

Jaime Gil de Biedma (Barcelona, 1929-1990)

La fotografía es de Sofía Serra
"Despedida", de Luis Cernuda

Poetas en español
  last edited: Sun, 01 Oct 2017 08:33:38 +0200  
Compartido con El Viejo Topo del 21 de septiembre, con motivo del aniversario del nacimiento del poeta Luis Cernuda.

Despedida Luis Cernuda | Arte | Literatura | El Viejo Topo

Image/photo

Lo recordamos al poeta con este poema de su último libro, Desolación de la quimera, en el que se despide del mundo con un concreto y claro adiós.


Despedida

Muchachos
Que nunca fuisteis compañeros de mi vida,
Adiós.
Muchachos
Que no seréis nunca compañeros de mi vida,
Adiós.

El tiempo de una vida nos separa
Infranqueable:
A un lado la juventud libre y risueña;
A otro la vejez humillante e inhóspita.

De joven no sabía
Ver la hermosura, codiciarla, poseerla;
De viejo la he aprendido
y veo a la hermosura, mas la codicio inútilmente

Mano de viejo mancha
El cuerpo juvenil si intenta acariciarlo.
Con solitaria dignidad el viejo debe
Pasar de largo junto a la tentación tardía.

Frescos y codiciables son los labios besados,
Labios nunca besados más codiciables y frescos aparecen.
¿Qué remedio, amigos? ¿Qué remedio?
Bien lo sé: no lo hay.

Qué dulce hubiera sido
En vuestra compañía vivir un tiempo:
Bañarse juntos en aguas de una playa caliente,
Compartir bebida y alimento en una mesa.
Sonreír, conversar, pasearse
Mirando cerca, en vuestros ojos, esa luz y esa música.

Seguid, seguid así, tan descuidadamente,
Atrayendo al amor, atrayendo al deseo.
No cuidéis de la herida que la hermosura vuestra y vuestra gracia abren
En este transeúnte inmune en apariencia a ellas.

Adiós, adiós, manojos de gracias y donaires.
Que yo pronto he de irme, confiado,
Adonde, anudado el roto hilo, diga y haga
Lo que aquí falta, lo que a tiempo decir y hacer aquí no supe.

Adiós, adiós, compañeros imposibles.
Que ya tan sólo aprendo
A morir, deseando
Veros de nuevo, hermosos igualmente
En alguna otra vida.

Desolación de la quimera (1962)
San Francisco, de Jacint Verdaguer

Poetas en español
  
ManuelManuel wrote the following post Sat, 16 Sep 2017 08:49:11 +0200
San Francisco, de Jacint Verdaguer (ES/CAT)
Traducción de Christian T. Arjona

A los terciarios del Patriarca San Francisco
el último y más inútil de sus hermanos


La nube habitada. San Francisco, de Jacint Verdaguer | FronteraD

PREDICANDO A LOS PÁJAROS


Image/photo



Va el apóstol del amor
por una selva de Italia;
el amor que por Jesús siente
ya no le cabe en el alma.
A los ríos y a las flores de él les habla
y a los pinos y a los robles abraza.
Es serafín desterrado
que del cielo siente añoranza.
Cantando alegremente
los pajarillos le acompañan;
los que trajinan por el bosque
vuelan de rama en rama;
los que aletean por el cielo
atentos detienen su vuelo.
Francisco quiere predicarles,
y bajo un roble se para.
Unos se posan sobre la hierba,
otros sobre las matas,
los más queridos de todos
en sus hombros y rodillas;
hay uno en cada brizna,
una nube en cada árbol.
— Avecillas hermanas — les dice —
¡cuánto os ama el Creador!
Sin hacer siembra ni siega
tenéis siempre en vuestra mesa
de la humilde hierba el grano,
de la fuente gotas de agua,
si en el cáliz de una flor
no queréis beber rocío.
Como no sabéis coser ni hilar,
Dios os viste y Dios os calza;
vuestro calzado y vestido
valen más que oro y plata.
Os da un brote como lecho,
una hoja por tejado,
gentiles boscajes por nido,
cielo y tierra como jaula.
Avecillas, mis hermanas,
¡cuánto os ama el Creador!
Amadlo vosotras bien,
que con amor, amor se paga;
cantadle al anochecer,
cantadle en la alborada
del amor el dulce canto
que los hombres olvidaron! —
Predicando así a las aves
San Francisco se extasiaba.
Y ellas, en reverencia,
sus lindas cabecitas abaten;
la golondrina estira el cuello,
la perdiz extiende el ala,
alzando hacia el sol los ojos
abre el pico la calandria,
el pardillo galantea,
brinca la cogujada,
levantando y agachando
su casulla franciscana.
Cuando el santo los bendice,
suspiros de amor exhalan
y un divino ruiseñor
lo preludia con su arpa.
Del sagrado signo que dibuja
las aves toman la forma,
vuelan al cielo cantando
como una cruz que se ensancha
de levante hacia poniente,
del norte hacia el mediodía.
Así la cruz de Jesús,
que el mártir del amor abraza,
llevarán por todo el mundo
los hijos de la Orden Seráfica,
que, pobres como los pájaros,
ya entonan por montes y llanos
del amor el dulce canto
que los hombres olvidaron.


LAS TÓRTOLAS

Saliendo de Roma un día
el patriarca de Asís
ve venir un muchachito
que unas tórtolas llevaba,
ataditas con un hilo
por las alas y las patas.
Cuando así las ve amarradas
en su alma se acongoja:
— Hermanitas de mi corazón,
cómo sois tan hermosas!
de torcaz tenéis aliento,
pies de paloma —
— Muchacho, bello muchacho,
¿dónde las llevas? —
— A un pajarero romano
que me las compra —
— ¿Para qué las quiere el pajarero,
tan pequeñitas?
— Las tendrá en un alcahaz,
si no las despluma.
— Muchacho, bello muchacho,
hazme caridad:
yo les daré la libertad
que tan dulce les resulta.
El zagal es compasivo,
y le da el nido,
y a las tórtolas tomando,
él las arrulla,
mientras las va poniendo
en su manga y en su pecho.
— Hermanitas, — va diciendo
tórtolas hermanas,
¿cómo habéis sido tan simples
de dejaros atrapar?
Mas, venid a mi convento,
allí seréis hospedadas:
cuando cante cada día
los maitines y las horas,
con mis salmos mezclaréis
místicas trovas,
y a la par loanza haremos
al Dios de los pobres.—
Cuando llegan al convento
la noche ya se acerca;
clava su bastón en tierra
junto a la puerta.
El bastón, que era una vara
de un tocón arrancada,
por milagro en una noche
se transforma en una encina:
hasta el centro de la tierra
profunda su raigambre,
mientras alza hacia los cielos
la sombra de su ramaje,
del alegre monasterio
real corona.
Al salir el santo al nuevo día,
antes del alba,
a las tórtolas un nido
les ofrece la encina.
San Francisco ora debajo
los maitines y las horas,
San Francisco a sus pies reza,
y las tórtolas encima,
y se mezcla con los trinos
suave salmodia,
como a voces de violín,
voces de viola.
Asomando al mirador
de la alta Gloria,
entre el seráfico enjambre,
Dios los escucha.


PREDICANT ALS AUCELLS


Va l'Apòstol de l'amor
per una selva d’Itàlia;
l'amor que sent per Jesús
ja no cap dins la seva ànima.
Ne parla als rius i a les flors,
i pins i roures abraça.
És desterrat Serafí
que del cel sent enyorança.
D'alegría tot cantant
los aucellels l'acompanyen;
los que trastegen pel bosc
voleien de branca en branca;
los que volen per lo cel
paren atents la volada.
Francesc los vol predicar,
sota un roure s’aturava.
Sobre l'herba es posen uns,
los altres sobre les mates,
los més estimats de tots
damunt sos genolls  i espatlla;
cada bri d'herba en porta un,
cada arbre una nuvolada.
— Germanets aucellets, — los diu, —
lo Criador quant vos ama!
Sense sembrar ni segar
teniu sempre en vostra taula
la llavor d'herbeta humil,
de la font la gota d'aigua,
si en lo calze d'una flor
no voleu beure rosada.
Com no fileu ni cosiu,
Déu vos vesteix i vos calça:
vostre vestit i calçat
valen més que d'or i plata.
Vos dóna per llit un brot.
una fulla per teulada,
gentils boscúries per niu,
Io cel i terra per gàbia.
Aucellets, los meus germans.
lo Criador quant vos ama!
Ameu-lo, vosaltres, bé,
que amor ab amor se paga:
canten-li a entrada de fosc.
canten-li  a l'hora de l’alba
d'amor la dolça cançó
que els homes han oblidada! —
Tot predicant als aucells
Sant Francesc s'extasiava.
Ells, per fer-li reverència,
sos jolius capets abaixen:
l’aureneta catira el coll,
la perdiu estira l’ala.
alçant los ulls cap al sol
obre son bec la calàndria,
fa l'aleta el passerell,
saltirons la cogullada,
fent pujar i fent baixar
sa cogulla franciscana.
Quan Francesc los beneeix.
un sospir d'amor exhalen
i algun divi rossinyol
preludia ab la seva arpa.
Del signe sagrat que fa
pren la forma l'aucellada.
que cantant se'n vola al cel
com una creu que s'hi eixampla
de llevant cap a ponent,
de migdia a tramuntana.
Així la creu de Jesús,
que el Màrtir d’amor abraça.
serà duita a tot lo món
pels fils de l'Ordre Seràfica.
Que, pobres com los aucells.
ja entonen per monts  i planes
d'amor la dolça cançó
que els homes han oblidada.



LES TÓRTORES

La patriarca d'Assís,
sortint de Roma,
veu venir un infantó
que hi duia tórtores,
lligadetes ab un fil
d’ales i potes.
Llígadetes quan les veu,
tot s’acongoixa:
— Germanetes del meu cor,
que en son d’hcrmoses!
de tudó l'alè teniu,
peus de coloma.
lnfantó, bell infantó,
doncs on les portes?
— A un aucellaire romà
que me les compra.
— ¿L'aucellaire què en vol fer,
tan petitones?
— Les tindrà en un gabial
si no les ploma.
— Infantó, bell infantó,
fes-me'n almoina:
jo els daré la llibertat
que  els és tan dolça. —
Lo noiet és compassiu,
lo niu li dóna,
i les tórtores copsant
ell les amoixa,
en sa mànega i son pit
mentre les posa.
-Germanets, — va dient, —
germanes tórtores.
de deixar-vos agafar
com sou tan totxes?
Mes,  veniu al meu convent,
sereu mes hostes:
quan jo cante cada jorn
matines i hores,
a mos psalms barrejareu
místiques trobes.
i llorarem tots plegats
al Déu dels pobres. —
Quan arriben al convent
la nit s'acosta;
clava en terra son bastó
prop de la porta.
Lo bastó, que era un vergàs
pres a una soca,
per miracle en una nit
alzina es torna:
de la terra fins al cor
arrels enfonsa,
mentre puja cap al cel
brancada ombrosa,
de l'alegre monestir
real corona.
L'endemà, al sortir lo sant
ans que l'aurora.
A les tórtores per niu
l'alzina dóna.
Sant Francesc resa davall
matines i hores,
Sant Francesc les resa al peu.
damunt les tórtores,
i es barreja als refilets
suau psalmòdia,
com a veus de violí,
veus de viola.
Mig sortint al mirador
de l’alta Glòria.
entre eixams de Serafins
Déu los escolta.
La belleza cruel de Ángela Figuera Aymerich

Poetas en español
  
Ángela Figuera Aymerich (Bilbao, 30 de octubre de 1902 - Madrid, 2 de abril de 1984), fue una escritora española,  una de las principales figuras de la denominada poesía desarraigada de la Primera Generación de Postguerra española.

Al decir del wikipedista, "Muchas de las personas que han estudiado su obra hablan de su función de bisagra dado que su obra ha conmovido conciencias de diferente signo desde sus primeros poemas. Fue vasca en Madrid y madrileña en el País Vasco. Pero sobre todo fue viajera vocacional y ciudadana del mundo, internacionalista, abierta a un humanismo y existencialismo que acogía a todos los pueblos por igual".

A continuación, una selección de sus poemas, que tomamos de Poesía en la red.


BELLEZA CRUEL

Image/photo

Dadme un espeso corazón de barro,
dadme unos ojos de diamante enjuto,
boca de amianto, congeladas venas,
duras espaldas que acaricie el aire.
Quiero dormir a gusto cada noche.
Quiero cantar a estilo de jilguero.
Quiero vivir y amar sin que me pese
ese saber y oír y darme cuenta;
este mirar a diario de hito en hito
todo el revés atroz de la medalla.
Quiero reír al sol sin que me asombre
que este existir de balde, sobreviva,
con tanta muerte suelta por las calles.

Quiero cruzar alegre entre la gente
sin que me cause miedo la mirada
de los que labran tierra golpe a golpe,
de los que roen tiempo palmo a palmo,
de los que llenan pozos gota a gota.

Porque es lo cierto que me da vergüenza,
que se me para el pulso y la sonrisa
cuando contemplo el rostro y el vestido
de tantos hombres con el miedo al hombro,
de tantos hombres con el hambre a cuestas,
de tantas frentes con la piel quemada
por la escondida rabia de la sangre.

Porque es lo cierto que me asusta verme
las manos limpias persiguiendo a tontas
mis mariposas de papel o versos.
Porque es lo cierto que empecé cantando
para poner a salvo mis juguetes,
pero ahora estoy aquí mordiendo el polvo,
y me confieso y pido a los que pasan
que me perdonen pronto tantas cosas.

Que me perdonen esta miel tan dulce
sobre los labios, y el silencio noble
de mis almohadas, y mi Dios tan fácil
y este llorar con arte y preceptiva
penas de quita y pon prefabricadas.

Que me perdonen todos este lujo,
este tremendo lujo de ir hallando
tanta belleza en tierra, mar y cielo,
tanta belleza devorada a solas,
tanta belleza cruel, tanta belleza.


BOMBARDEO

Yo no iba sola entonces. Iba llena
de ti y de mí. Colmada, verdecida,
me erguía como grávida montaña
de tierra fértil donde la simiente
se esponja y apresura para el brote.
Era mi carne, tensa y ahuecada,
nido cerrado que abrigaba el vuelo
de un ala sin plumón y con grillete:
casi cristal y casi sueño. Tierna.

Iba llena de gracia por los días
desde la anunciación hasta la rosa.
Pero ellos no podían, ciego, brutos,
respetar el portento.
Rugieron. Embistieron encrespados.
Lanzaron sobre mí y mi contenido
un huracán de rayos y metralla.

Del más bello horizonte, del más puro
cielo de otoño vomitaron lluvia
de ciegos mecanismos destructores
que desataban sobre el cauce seco
del callejero asfalto sorprendido
los ríos de la sangre.

(...) Noches de sueño incierto, triturado
por la tremenda sinfonía
del frente en erupción y los caballos
del miedo galopando en explosivos.

Y la sangre con hambre que se exprime
hasta la última esencia
para nutrir al hijo sazonándose.

Y la desnuda soledad del cuerpo,
desorientado, desgajado en vivo
del cuerpo del amante.

Aquellas noches del pavor sin luces,
apelmazadas de odios y de ruinas,
yo te esperaba. Me llegaste a veces.
Del último bisel de la tragedia,
del borde mismo de la hirviente sima
venías hasta mí. Me contemplabas
con unos ojos llenos de agua sucia
donde asomaban rostros de cadáveres.
Ojos que procuraban ser risueños
y mansos al pasar por mi figura
y acariciar con luces de esperanza
la curva de mi vientre.

¡Con qué exaltada fuerza, con qué prisa,
con qué vibrar de nervios y raíces
nos quisimos entonces!

Yacíamos unidos, sin lujuria,
absortos en el hondo tableteo
de nuestros corazones. Escuchando
de vez en vez el tímido latido
del otro corazón encarcelado
que ya, para nosotros, gorjeaba.
Yo sonreía señalando el sitio
en que un talón menudo percutía
mis íntimas paredes en un ansia
gozosa de correr por los senderos
apenas presentidos.

Y, en medio del olvido refrescante,
en lo mejor del conseguido sueño,
surgía denso, alucinante, bronco,
el bélico zumbar de la escuadrilla.
Bramando, sacudiendo, despeñándose,
atropellándose los ecos
iban las explosiones avanzando,
cada vez más cercanas,
hasta que, al fin, la muerte en torrentera,
en avalancha loca, trascurría
sobre nuestras cabezas sin refugio.

Entonces tú, imperioso, dominante,
con un impulso elemental de macho
que guarda la nidada, con un gesto
ardiente y violento como el acto
de la amorosa posesión, cubrías
mi cuerpo con tu cuerpo enteramente,
haciendo de tus largos huesos duros,
de tu apretada carne exacerbada,
un ilusorio escudo indestructible
para el hijo y la madre.

Así, unidas las bocas, trasvasándonos
el tembloroso aliento, diluidos
en éxtasis de espanto y de delicia,
las almas contraídas, esperábamos...

No. Nunca nos quisimos como entonces.


CAÑAVERAL

Entre las cañas tendida;
sola y perdida en las cañas.

¿Quién me cerraba los ojos,
que, solos, se me cerraban?

¿Quién me sorbía en los labios
zumo de miel sin palabras?

¿Quién me derribó y me tuvo
sola y perdida en las cañas?

¿Quién me apuñaló con besos
el ave de la garganta?

¿Quién me estremeció los senos
con tacto de tierra y ascua?

¿Qué toro embistió en el ruedo
de mi cintura cerrada?

¿Quién me esponjó las caderas
con levadura de ansias?

¿Qué piedra de eternidad
me hincaron en las entrañas?

¿Quién me desató la sangre
que así se me derramaba?

...Aquella tarde de Julio,
sola y perdida en las cañas.

COLINA

Ola cuajada en la piedra
con espuma de romero,
hasta tu desnuda cima
me has levantado sin vuelo.
Sobre tu lomo clavada
-mástil sin vela en el viento-
de un horizonte redondo
soy matemático centro.
Ocres, amarillos, verdes,
me enredan los pensamientos...
-pinos, tierra; tierra, pinos;
Duero, chopos; chopos, Duero-.
El aire me hace sorber
tragos de frío silencio.
El péndulo de la tarde
me bate lento en el pecho.
El grito de un ave avanza,
hélice de agudo acero:
manos y boca me sangran
sólo de intentar cogerlo.


CUANDO NACE UN HOMBRE...


Cuando nace un hombre
siempre es amanecer aunque en la alcoba
la noche pinte negros cristales.

Cuando nace un hombre
hay un olor a pan recién cocido
por los pasillos de la casa;
en las paredes, los paisajes
huelen a mar y a hierba fresca
y los abuelos del retrato
vuelven la cara y se sonríen.

Cuando nace un hombre
florecen rosas imprevistas
en el jarrón de la consola
y aquellos pájaros bordados
en los cojines de la sala
silban y cantan como locos.

Cuando nace un hombre
todos los muertos de su sangre
llegan a verle y se comprueban
en el contorno de su boca.

Cuando nace un hombre
hay una estrella detenida
al mismo borde del tejado
y en un lejano monte o risco
brota un hilillo de agua nueva.

Cuando nace un hombre
todas las madres de este mundo
sienten calor en su regazo
y hasta los labios de las vírgenes
llega un sabor a miel y a beso.

Cuando nace un hombre
de los varones brotan chispas,
los viejos ponen ojos graves
y los muchachos atestiguan
el fuego alegre de sus venas.

Cuando nace un hombre
todos tenemos un hermano.

#poesía #literatura #Ángela Figuera Aymerich
"Como tú", de León Felipe

Poetas en español
  
Hoy compartimos en el canal (en contra de nuestra costumbre) un solo poema, el conocido "Como tú" de León Felipe, seguido de un enlace a la no menos conocida versión musical que hizo de él Paco Ibáñez. Una maavilla.

Como tú

Image/photo

Así es mi vida,
piedra,
como tú. Como tú,
piedra pequeña;
como tú,
piedra ligera;
como tú,
canto que ruedas
por las calzadas
y por las veredas;
como tú,
guijarro humilde de las carreteras;
como tú,
que en días de tormenta
te hundes
en el cieno de la tierra
y luego
centelleas
bajo los cascos
y bajo las ruedas;
como tú, que no has servido
para ser ni piedra
de una lonja,
ni piedra de una audiencia,
ni piedra de un palacio,
ni piedra de una iglesia;
como tú,
piedra aventurera;
como tú,
que tal vez estás hecha
sólo para una honda,
piedra pequeña
y
ligera...

León Felipe, Versos y oraciones de caminante (1920-1929)



Paco Ibáñez Como Tú León Felípe Low
by Juani Rojas on YouTube

#poesía #literatura, #León Felipe